Desarrollo Endógeno

Autor/es: 
COMPAS-AGRUCO
Año: 
111
Edición: 
AGRUCO-COMPAS
Formato: 
21*29 cm.
Páginas: 
32

El 2010 fue el Año Internacional de la Biodiversidad: Una celebración de la vida sobre la tierra y del valor de la biodiversidad. Personal de gobierno, investigadores, sociedad civil y movimientos de los pueblos indígenas están examinando atentamente las posibles medidas para conservar la biodiversidad. Las actividades llegaron a su punto máximo durante la décima Convención sobre la Diversidad Biológica que se celebró en octubre de 2010 en Japón. Allí gobiernos de todo el mundo decidieron las directrices para los próximos años. Los protocolos comunitarios figuran en el texto final como “medidas para garantizar la participación e intervención de las comunidades indígenas y locales”.

Los protocolos comunitarios bioculturales (BCPs, por sus siglas en inglés) ponen énfasis en que el conocimiento tradicional está arraigado en las interrelaciones de las comunidades con su tierra y está consagrado en sus leyes consuetudinarias. Un protocolo comunitario biocultural deja constancia del rol de las comunidades en el manejo del ecosistema así como de sus derechos a sus beneficios. Al elaborar dicho protocolo, la comunidad también se anoticia de las leyes nacionales e internacionales existentes que respaldan sus derechos a la conservación in-situ. Este proceso de documentarse, reflexionar y aprender sobre los derechos puede ser una experiencia enormemente empoderadora para la comunidad.